San Carlos de Bariloche - -
 

José de Ábalos
(s. XVIII) Administrador español. Fue contador de hacienda en Venezuela (1771-1774) y primer intendente de Caracas (1777-1783). Reprimió con vigor los abusos, en especial los de la Compañía Guipuzcoana. Saneó las finanzas e impulsó la agricultura y el comercio.

Conde de Aranda
(Pedro Pablo Abarca de Bolea, Conde de Aranda; Siétamo, España, 1719-Épila, id., 1798) Militar y estadista español. Décimo conde de Aranda, fue enviado a estudiar a Bolonia, pero su decidida y temprana vocación militar le condujo a alistarse en el ejército español, en el que llegaría a capitán general de Valencia y Murcia. Anteriormente, y como embajador, sirvió en Lisboa, Polonia y París.

Juan Pablo Viscardo
(Pampacolca, Perú, 1748-Londres, 1798) Independentista hispanoamericano. Jesuita, abandonó su país cuando se produjo la expulsión de la Compañía de Jesús. En Londres, donde residió un tiempo, pidió la ayuda británica para la independencia hispanoamericana. Escribió Carta dirigida a los españoles americanos (1799), inspirada en las ideas de Las Casas, Rousseau, Montesquieu y Raynal, y utilizada en diversas ocasiones por los próceres independentistas sudamericanos.

Alexander von Humboldt
(Berlín, 1769-id., 1859) Naturalista y explorador alemán. Recibió una excelente educación en el castillo de Tegel y se formó intelectualmente en Berlín, Frankfurt del Oder y en la Universidad de Gotinga. Apasionado por la botánica, la geología y la mineralogía, tras estudiar en la Escuela de Minas de Freiberg y trabajar en un departamento minero del gobierno prusiano, en 1799 recibió permiso para embarcarse rumbo a las colonias españolas de América del Sur y Centroamérica.

José Gaspar Rodríguez de Francia
(Asunción, 1766 - 1840) Estadista paraguayo, conocido como El doctor Francia, que fue supremo dictador del país durante 26 años (1814-1840) y que, con su fuerte e inusual personalidad, ayudó a la forja de la nación paraguaya.

Miguel Hidalgo
(Miguel Hidalgo y Costilla; San Diego Corralejo, Guanajuato, 1753 - Chihuahua, 1811) Patriota mexicano conocido también con el sobrenombre de El cura Hidalgo. Considerado como el padre de la patria mexicana, fue el iniciador de la lucha por la independencia.

Simón Bolívar
Caudillo de la independencia hispanoamericana (Caracas, Venezuela, 1783 - Santa Marta, Colombia, 1830). Nacido en una familia de origen vasco de la hidalguía criolla venezolana, Simón Bolívar se formó leyendo a los pensadores de la Ilustración (Locke, Rousseau, Voltaire, Montesquieu…) y viajando por Europa. En París tomó contacto con las ideas de la Revolución y conoció personalmente a Napoleón y Humboldt. Afiliado a la masonería e imbuido de las ideas liberales, ya en 1805 se juró en Roma que no descansaría hasta liberar a su país de la dominación española. Y, aunque carecía de formación militar, Simón Bolívar llegó a convertirse en el principal dirigente de la guerra por la independencia de las colonias hispanoamericanas; además, suministró al movimiento una base ideológica mediante sus propios escritos y discursos.

José Gervasio Artigas
(Montevideo, 1764-Ibiray, cerca de Asunción, Paraguay, 1850) Político y militar uruguayo. Nacido en el seno de una de las siete familias fundadoras de Montevideo, cursó sus estudios en un convento franciscano. Durante su adolescencia participó en la venta ilegal de ganado, lo cual le reportó un excelente conocimiento del país y de sus gentes. Fue miembro fundador del cuerpo de "Blandengues", milicia armada que tenía encomendada la defensa de Montevideo y de la cual fue segundo jefe.

Proclama a los habitantes libres de la América Española (Gual y España)
Movimiento revolucionario organizado en La Guaira y Caracas en 1797, por Manuel Gual y José María España; puede ser considerado como uno de los antecedentes más cercanos de los sucesos del 19 de abril de 1810. En relación a sus máximos dirigentes, tenemos que el primero, guaireño, era militar retirado (capitán), hijo de un oficial que unos 50 años antes había defendido al puerto de La Guaira contra los ataques navales de los ingleses. El segundo desempeñaba el cargo de teniente de justicia de Macuto. En términos generales, se trató de un proyecto revolucionario igualitario, republicano y democrático, con proyección hacia el resto del continente. En la conjura participaron individuos de todas las clases sociales, exceptuando a los mantuanos. En tal sentido figuraron entre los conjurados comerciantes como Manuel Montesinos Rico; los abogados criollos Nicolás Ascanio y Luis Tomás Peraza; los ingenieros militares Patricio Ronán y Juan Lartigue de Condé (francés al servicio de la monarquía española); funcionarios de la Real Hacienda como Joaquín Sorondo, Juan José Mendiri, Martín Goinaga; y el párroco de La Guaira, Juan Agustín González. También formaron parte de la conspiración abogados y letrados, así como muchos artesanos, es decir: albañiles, zapateros, herreros; muchos sargentos, cabos y soldados, unos pardos y algunos blancos. En síntesis, se trataba de una rebelión de gente de lo que podía ser considerado como un sector medio, que pretendía hacer de la provincia de Venezuela una república democrática independiente.

Catecismo Político - José Amor de la Patria
Uno o dos meses antes de la convocatoria al Cabildo Abierto del 18 de septiembre de 1810, circuló en Santiago un manuscrito titulado Catecismo Político Cristiano dispuesto para la instrucción de los pueblos de América meridional, cuyo anónimo autor utilizaba el seudónimo José Amor de la Patria. De ideas bastante radicales para la época, llamaba a los criollos a formar una Junta de Gobierno que gobernara en nombre del rey Fernando VII, encarcelado por los franceses. Con una redacción bastante didáctica que rememora los catecismos católicos, el Catecismo Político Cristiano se encuentra inspirado en principios de corte liberal y republicano, aunque nunca desconoce abiertamente la autoridad del soberano español.

Manifiesto al mundo 1811
La sección cuarta del Congreso se ocupó de los temas que versaban sobre la idea de la unidad de América. Como visión de conjunto y totalizadora hemos de reseñar la ponencia del Presidente de la Academia de Venezuela, doctor Cristóbal L. Mendoza, donde, a manera de prólogo, se sostenía que la idea de unidad tiene sus fuentes en la propia acción española, que conquistó las nuevas tierras, las colonizó con idéntico plan, las administró conjuntamente y las sometió a una misma legislación, lo que determinó una estructura uniforme tanto en lo cultural, religioso y político, como en los sentimientos y costumbres. Así se creó la noción colectiva que los precursores recogieron para aspirar consecuentemente a una emancipación en bloque del inmenso territorio hispanoamericano, concibiéndole como un todo indivisible, tal como se ve en los textos
de Miranda y Viscardo y en lo que se sabe del ecuatoriano Eugenio Francisco Santacruz. La práctica de esta idea de la Confederación de las antiguas provincias españolas, fue más difícil. El movimiento venezolano de 1810 aparece como abanderado de la idea, como se ve en el manifiesto del 27 de abril a los cabildos de las capitales, en las instrucciones que se dan a los comisionados que se envían a Londres, en la Constitución de 1811 y en el manifiesto al mundo del 30 de julio. Lo mismo se ve en los distintos aportes del pensamiento político, como en la Memoria de 1813 de Muñoz Tébar, en el Plan de Gobierno Provisorio de Francisco Javier Ustáriz, que cimentan la reunión de Venezuela y Nueva Granada, y en el Bosquejo de la Revolución en la América Española,de Manuel Palacio Fajardo.

Acta de la Independencia Nacional por el Congreso de Chilpancingo 6 de Noviembre 1813
El 6 de noviembre de 1813, en la ciudad de Chilpancingo, Guerrero, se promulgó el Acta de Independencia de México. El generalísimo José María Morelos lo propuso y el Congreso de Anáhuac, que allí se instaló, el que hizo la solemne proclamación. El Congreso de Anáhuac fue instalado el 11 de septiembre en la ciudad de Chilpancingo, elevando a rango de ciudad con ese motivo habiendo sesionado hasta el 6 de noviembre, fecha de la promulgación de la independencia. La asamblea tuvo como inspiración los "Sentimientos", de Morelos, que fueron leídos y analizados considerándolos de gran valor por sus tesis libertarias, administrativas y patrióticas. En el acta de Chilpancingo, fechada del 6 noviembre de 1813, establece:
· Queda rota para siempre jamás y disuelta la independencia del trono español.
· Que la nación ha recobrado el ejercicio de su soberanía.
Este documento de gran valor para la historia de México, constituyó un paso firme en la consolidación en la Independencia nacional. Firmaron el histórico documento: Andrés Quintana Roo, Ignacio López Rayón, Manuel de Herrera, Carlos Marín Bustamante, Sixto Verduzco, José María Liceaga y Cornelio Ortiz de Zárate (secretario).

ISSN 1853-5593
www.hechohistorico.com.ar

Publicación de actualización continua
Contacto Técnico: info@hostingsbariloche.com.ar
Diseño y Mantenimiento: www.carloslombardi.com.ar
Editor Responsable: Carlos Lombardi - Los Cedros 520 - 0299-155338130
Cipolletti - Prov. Río Negro - República Argentina
Proverbio árabe:
Cree en Alá...
... pero ata tu camello...